En una liga tan competitiva como es el mercado publicitario, las agencias tienen un reto cada vez mayor para ganar el partido: ser diferentes.

Aparentemente, las agencias que se dedican a la compra de espacios publicitarios para sus clientes, con su consecuente gestión y optimización de campañas, tienen la misma misión y maneras de hacer: tener herramientas para hacerse con el inventario disponible, estar dotadas de un buen equipo que garantice los resultados de los clientes, conocer cómo funcionan los modelos de compra en cada entorno y saber responder a ello, etc.

De hecho, aquellos que no estén en el día a día de la industria puede que piensen dos cosas: que todas las agencias son similares y que su labor es relativamente sencilla. “Ah sí, vosotros ponéis publicidad en Facebook, eso lo hacen muchos”. Es cierto, muchas agencias compran espacios y gestionan publicidad en esta plataforma, pero…si todas ofrecieran lo mismo, ¿por qué siguen apareciendo agencias si en teoría el mercado está ya saturado y los nuevos jugadores no van a ofrecer nada nuevo a lo que ya hay?. “Poner esa publicidad en Facebook es fácil”. Si tan sencillo resulta…¿por qué se necesita la coordinación de departamentos de publicidad del anunciante, agencias de planificación de medios,  agencias de publicidad, agencias creativas…? ¿Quizá es porque dentro de lo fácil que parece a ojos ajenos, exige una estrategia, conocimiento, perfil y cualificación que justifican el qué hacer de las agencias y su estrecha colaboración con el resto de jugadores?

Dicho lo cual, una agencia tiene que 1)existir y 2)ser distinta. Cada una de las agencias que juegan en el campo ofrecen un factor diferencial, una ventaja competitiva que les hace ganar un nicho de mercado, posicionarse en un insight que les haga diferentes a los demás. La publicidad de los que hacen publicidad.

Sin embargo, existe un factor diferencial que prima por encima de todos. No se trata de ser más diferentes, sino de satisfacer las necesidades de los clientes mejor que el resto. Estamos hablando de optimizar.

Optimizar quiere decir buscar los mejores resultados, más eficacia o mayor eficiencia en el desempeño de alguna tarea. Siendo sus sinónimos: mejorar, optimar o perfeccionar.”

¿Cómo optimiza Adbibo?

Mientras que el resto de actores del mercado recibe briefing del cliente y cumple con el mantra de: “El cliente manda”, en Adbibo nos gusta hacer las cosas de otra manera y no nos limitamos a esperar en la banda al balón del anunciante. Somos conscientes de que el cliente conoce mejor que nadie su negocio y sector, pero también sabemos que podemos ofrecerle un servicio de mayor calidad si en vez de limitarnos a asentir, ponemos a su disposición nuestro conocimiento y experiencia para hacerle recomendaciones estudiando qué necesita exactamente y cómo puede alcanzar sus objetivos de una manera más eficiente. Somos un asesor de los que se sienten nuestros colores.

Después de llegar a una jugada común, se trata de poner el balón a rodar: arrancar la campaña. Si el trabajo previo se ha hecho adecuadamente, el equipo se ha familiarizado con el sector del cliente, conoce sus necesidades el detalle y la planificación va en línea con los objetivos, será más sencillo gestionar la campaña al menor coste posible.

Parece que la primera parte va bien, pero esto no acaba aquí ni mucho menos. Cuando hablamos de arrancar campaña, no hablamos de montarla y dejarla correr. Y cuando hablamos de optimizar el coste, no hablamos de agotar el presupuesto, sino de distribuirlo de tal manera que dé mucho más de sí. El cliente no tiene que invertir más, sino que Adbibo  es capaz de gestionar el presupuesto de tal manera que los objetivos no solo se cumplen, sino que son mayores a los inicialmente estimados.

Solo con un equipo que entrena antes de salir al césped, que cada día está encima de la campaña para que no se dispare y que vaya en cumplimiento y progreso estimados, es posible marcar el cuarto gol. Analizar la campaña consiste en verla con ojos ávidos de respuestas: ¿Cómo puedo hacer que esto mejore? ¿Las creatividades están funcionando? ¿Proponemos a cliente una nueva estrategia adaptada a la puja actual?¿La segmentación es la adecuada?

Después de mucho trabajo, el minuto 90 se acerca y es hora de reportar al cliente. Esto no es contar cómo ha ido la campaña, esto es: “en la campaña ha pasado esto y lo hemos conseguido haciendo esto otro, de modo que para la siguiente arrancaremos directamente con este cambio y veremos cómo funciona. Esta plataforma ha funcionado mejor de lo previsto, así que hemos reorganizado el presupuesto para que ésta tenga más protagonismo”

El árbitro pita el final del partido y el cliente ha conseguido optimizar, una vez más, su campaña, no solo alcanzando los objetivos, sino viéndolos superados. ¿Y lo mejor? Sin un coste añadido a lo inicialmente planificado.

El 5-0 para el equipo local pone el broche de oro a esta liga, donde los competidores luchamos cada día por estar en la tabla. ¡Bien jugado, compañeros!

La tecnología: el jugador clave

Además de un buen equipo, caracterizado por años de experiencia, conocimiento de las plataformas y orientación clara a la satisfacción del cliente y a los resultados, el jugador que no puede faltar es la tecnología.

En Adbibo, disponemos de una tecnología propia (PredActive) con la que nuestros clientes pueden maximizar sus beneficios.

¿Quieres conocer a este jugador tan valioso en el campo? ¡Estate atentx a nuestras próximas publicaciones y le presentaremos oficialmente!