1.-¿Publicidad en las redes sociales? ¡Sí, pero personalizada!

Según el Estudio Anual de Redes Sociales realizado por la iab, “la publicidad en redes sociales no genera molestias, especialmente entre los más jóvenes. La publicidad personalizada es bien recibida y cumple con las expectativas de los usuarios. Los Adblockers pierden fuerza”. Esta conclusión aparece gracias a dos datos importantes citados en el mismo estudio: “Un 32% (de la muestra del estudio) acepta positivamente que la publicidad se le muestre acorde a sus intereses” y “un 48% declara que la publicidad que ha visto se ajustaba a su perfil”.

¿Qué demuestra todo esto? ¡Que tenemos que hacer una publicidad personalizada, adecuada al perfil de nuestra audiencia!

Esta afirmación también tiene mucho que ver con el hecho de que cada vez hay más anunciantes en las redes. Al haber más anunciantes, hay más competencia, los costes suben y cada vez es más difícil lograr que el público objetivo interaccione como queremos con los anuncios. Las redes están llenas de anunciantes que quieren conseguir algo por parte del usuario, pero este cada vez recibe más impactos y acaba por no atender a ninguno.

Este comportamiento por parte del usuario tiene una vertiente digamos inconsciente y otra consciente. La primera hace referencia al hecho de que el anuncio no es retenido en su mente porque ha recibido muchos más y le es imposible recordarlos todos. La segunda hace referencia a la perspicacia que ha ido adquiriendo el usuario para discernir qué publicidad es para él y cuál no.

El objetivo publicitario del anuncio pasa a un segundo plano. 2018 nos ha demostrado que lo importante es la interacción del usuario, que éste se involucre con el anuncio. Desde Adbibo, hemos observado que los posts que han impactado muchas veces a un mismo usuario han obtenido un rendimiento muy bajo: no interracción, no party.

¿Cómo podemos cuidar al usuario?

  1. Analítica y segmentación en profundidad. Para ofrecer anuncios personalizados, necesitamos saber a quién nos vamos a dirigir. Analizar cómo es el usuario al que queremos impactar y crear segmentos con usuarios afines cuya interacción esté asegurada porque el anuncio ha sido creado pensando en ellos y en sus necesidades, son algunas de las claves que tenemos muy presentes en Adbibo.
  2. Buscar formatos que fomenten esa interacción. Desde Adbibo, ya nos hacíamos eco de algunos novedosos formatos que favorecen la interacción de los usuarios, como Facebook Playable Ads.
  3. No abusar del texto y ofrecer imágenes y vídeos de muy buena calidad. Es uno de los consejos que más repetimos a nuestros clientes, no solo por el hecho de que las plataformas penalicen esto afectando a la cuenta publicitaria, sino por el rendimiento y su capacidad de impacto que tienen en el usuario. La interacción es muy superior si lo visual predomina y además lo hace bien.

 

2.- Las historias han marcado un antes y un después en las redes.

Tanto a nivel usuario como a nivel publicitario, el formato elegido con mayor frecuencia para contar algo son las conocidas “Stories”. Integradas totalmente en nuestro discurso diario, dentro y fuera de la agencia, este formato se ha convertido en el rey absoluto del 2018. Pocas son las estrategias, propuestas y planificaciones carentes de estas historias que hemos tenido entre manos en Adbibo. Lo cierto es que es un formato perfectamente compatible con todo tipo de anunciantes y muy recomendable para muchos objetivos publicitarios.

Nuevamente sale a la luz la idea de buscar la interactuación con la audiencia y claramente este es uno de los mejores formatos para hacerlo.

Su rápido crecimiento, su expansión imparable o su frecuencia de publicación han hecho que muchas plataformas quieran integrar también este formato, como YouTube, LinkedIn o Skype.

Entre las ventajas añadidas que más nos gustan están su capacidad inmersiva y de personalización. La primera hace de las “Stories” un formato mágico, pues solo ellas están en la pantalla. No hay distracción; la historia es la única protagonista. La segunda, sumada a la anterior, hacen que los anunciantes puedan integrar su mensaje y su discurso con la experiencia del usuario.

Si quieres hacer buenos anuncios con un alto impacto en este formato, ¡contáctanos!

 

3.- El usuario por encima del negocio digital.

Ya te habrás dado cuenta de que en nuestras dos primeras conclusiones de todo un año, el usuario tiene un papel protagonista. El tercero de nuestros aprendizajes no podía ser menos: GDPR y el cuidado de los derechos de los usuarios.

El 2018 pasará a la historia por ser el año en que las normas para las empresas que recopilan, almacenan y tratan datos de terceros se endurecieron para poner los derechos de los usuarios por encima de todos los demás. Una serie de puntos han marcado este trámite, como el derecho a ser olvidado, que han dado más armas a los usuarios para defender el modo en que se tratan sus datos y el camino para poder ejercer sus derechos.

A partir del 25 de mayo del ya pasado 2018, todas las compañías tenemos que velar más que nunca por la protección de los datos y diseñar un plan que, de manera continua, los garantice.

 

¡Siempre recordaremos el 2018!